Caja rosa de kima coffee, café de Ruanda, finca gasharu, producido por Valentín kamenyi, región de Nyamasheke, altitud entre 1600 y 2100 metros sobre el nivel del mar, varietal bourbon, proceso natural anaerobico, notas a Mango, fresa, frutos rojos y funky
Región cafetera de Nyamasheke en Ruanda
Mujer de Ruanda removiendo las cerezas de café en camas africanas en Ruanda, finca gasharu
Agricultora de café removiendo las cerezas cesas en Ruanda,
Finca gasharu

Gasharu . Café de Ruanda

Precio habitual £11.20
Precio unitario  por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Perfil SensorialMango, fresa, frutos rojos y funky

Productor: Valentín Kamenyi

Región: Nyamasheke

Altitud: 1.600-2.100 msnm

Proceso: Natural Anaerobic

Este lote de procesamiento natural anaeróbico proviene de la estación de lavado de Gasharu, Wimana, en las orillas del lago Kivu, distrito de Nyamasheke-Gatare, en el oeste de Ruanda.
Gasharu trabaja con 1.075 pequeños agricultores en la región, que está a tiro de piedra del Parque Nacional del Bosque de Nyangwe, uno de los bosques tropicales de montaña más grandes y mejor conservados de África central, hogar de aproximadamente el 25% de los primates de África (excluyendo a los humanos).

El café Gasharu está dirigido por Valentin Kamenyi. Al crecer en la Ruanda rural en la década de 1990, el café tenía una cualidad mítica. "Me dijeron que los granos de café se vendían en el extranjero para fabricar balas. Esto fue intrigante para mí, ya que siempre imaginé que las balas eran mágicas, pequeñas y, sin embargo, tan ruidosas y poderosas", recuerda. Por supuesto, estos cuentos infantiles ahora son cosa de pasado, pero el café todavía tiene un significado especial para él como corazón de su comunidad.

El proceso

Las cerezas maduras se seleccionan cuidadosamente, primero a mano y luego mediante flotación. Luego, las cerezas se secan al sol en lechos africanos elevados durante 30 a 40 días, dependiendo del clima. Durante este período, el café se clasifica a mano para eliminar cualquier defecto físico y se voltea periódicamente para garantizar un secado uniforme y evitar una fermentación excesiva o la formación de moho. El café se cubre durante la lluvia o el sol del mediodía para protegerlo de daños.

Todos los días, el controlador de calidad prueba la humedad relativa hasta alcanzar un valor del 12%, después de lo cual el café se embolsa y se almacena en un almacén fresco y seco para que descanse en espera del procesamiento secundario (descascarado, clasificación, clasificación, etc.)