Caja rosa de kima coffee, café de Etiopía, finca chelbesa, producido por mustefa Abakeno, región de yirgacheffee, altitud entre 1950 y 2200 metros sobre el nivel del mar, varietal heirloom, proceso lavado con notas Albaricoque, mora, mango y chocolate blanco
Mustefa Abakeno en su finca enseñando las cerezas de café de proceso natural
Cerezas de café secándose en camas africanas en Etiopía

Chelbessa LOT#4. Café de Etiopía.

Precio habitual CHF 12.78
Precio unitario  por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Perfil Sensorial: Albaricoque, mora, mango y chocolate blanco.

Región: Yirgacheffe

Altitud: 1.9502.200 msnm. 

Productor: Mustafa Abakeno 

Proceso: Lavado

Varietal: Heirloom

Mustefa Abakeno, un pequeño agricultor dedicado en la pintoresca zona de yirgacheffee , en el oeste de Etiopía, administra una extensa granja de 18 hectáreas ubicada a una impresionante altura de 2.040 metros sobre el nivel del mar. Su finca es un testimonio de la rica herencia cafetera de Etiopía, y presenta una amplia gama de variedades de café provenientes del estimado centro de investigación Jimma. Los métodos de procesamiento del café de Mustefa combinan ingeniosamente tradición e innovación para crear granos de café excepcionales.

Al comienzo de su empresa, Mustefa compró un despulpador de café de tres discos, que le permitió procesar la mitad de su cosecha como café completamente lavado. La otra mitad se somete al proceso natural, donde las cerezas se secan cuidadosamente con la pulpa de la fruta intacta. Sin embargo, debido a la escasez de agua y el espacio limitado para la fermentación, el café despulpado experimenta un breve período de fermentación de ocho horas antes de ser transferido hábilmente a los lechos de secado. El resultado de este riguroso proceso se asemeja a un ligero sabor a miel. Por el contrario, los naturales disfrutan de un período de secado más lento, tardando entre 24 y 27 días en alcanzar la perfección en los lechos africanos (elevados).

En 2018, Mustefa se embarcó en su viaje como exportador, beneficiándose de cambios regulatorios que le permitieron interactuar directamente con compradores exigentes. Para facilitar esta tarea, estableció el beneficio húmedo chelbesa, una instalación versátil que procesa tanto su café como el de los cultivadores locales. Estos agricultores subcontratados, vecinos de Mustefa, supervisan colectivamente parcelas de tierra de entre 4 y 10 hectáreas.

 Mustefa mantiene un pequeño laboratorio de campo, equipado con un lector de humedad Sinar de alta especificación adquirido en 2020. Este dispositivo garantiza que todo el pergamino se seque en las estaciones con un nivel de humedad constante antes de almacenarlo en el almacén. Harun se encarga de evaluar y clasificar los lotes secos del día, categorizándolos según su calidad y perfil de cata. Paralelamente, imparte capacitación en buenas prácticas agrícolas (BPA) a agricultores locales, con el objetivo de elevar la calidad y productividad de sus cafetales.