Caja del Café de Especialidad de Colombia lavado Citrico del productor Rodrigo Sanchez Valencia de la Finca Monteblanco tostado en Málaga por Kima Coffee
Monteblanco. Citric Washed. Café de Colombia.
Productores del café de Colombia lavado Citrico del productor Rodrigo Sanchez Valencia de la Finca Monteblanco tostado en Málaga por Kima Coffee
Productores del Café de Especialidad de Colombia lavado Citrico del productor Rodrigo Sanchez Valencia de la Finca Monteblanco tostado en Málaga por Kima Coffee
Productor del Café de Especialidad de Colombia lavado Citrico del productor Rodrigo Sanchez Valencia de la Finca Monteblanco tostado en Málaga por Kima Coffee
Arbusto del Café de Especialidad de Colombia lavado Citrico del productor Rodrigo Sanchez Valencia de la Finca Monteblanco tostado en Málaga por Kima Coffee

Monteblanco. Citric Washed. Café de Colombia.

Precio habitual CHF 18.05
Precio unitario  por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Perfil Sensorial: Frutas cítricas - naranja, lavanda, jazmín y melocotón

Origen: Colombia

Finca: Monteblanco

Región: Huila

Altitud: 1.730 msnm

Proceso:  Lavado Cítrico (Citric Washed)

Varietal: Caturra Morado

Productor: Rodrigo Sánchez Valencia

 

Finca Monteblanco

Monteblanco es una finca familiar administrada por Rodrigo Sánchez Valencia en la tradición del cultivo de café que comenzó con su abuelo. Esta ubicada a una altitud de 1730 msnm en los sinuosos caminos montañosos de Vereda La Tocora en el municipio de San Adolfo, sobre Pitalito,en la región de Huila. Las 18 hectáreas de Monteblanco se encuentran en la cima de una colina, con el molino y las instalaciones de secado en la parte superior de la finca y las laderas de café plantadas debajo.

Finca Monteblanco produce micro lotes con cada cosecha que sirven como cafés de competición en todo el mundo, pero la finca también produce consistentemente contenedores de deliciosos cafés que aparecen durante todo el año en los menús de las cafeterías y los estantes de las tiendas. Al aplicar una ética de riguroso seguimiento, planificación y gestión en cada etapa de producción y procesamiento, todos los cafés Monteblanco muestran todo su potencial.

En 2002, Rodrigo participó en un programa local en el que se enseñaba a catar a los niños de los productores de café. Antes de eso, él y su familia nunca habían considerado el café en términos de perfil de taza. Al aprender a diferenciar los perfiles, él, su padre y su abuelo pudieron establecer las conexiones entre las técnicas agrícolas que aplicaban y los atributos resultantes del café en la taza.

En ese momento, Rodrigo también comenzó a aprender sobre campeonatos de cata que evalúan los mejores lotes de fincas en una región. Se dio cuenta de que las fincas ganarían un año y luego nunca más, por lo que decidió investigar cómo producir café de calidad de manera constante.

Varietal

El afán de conseguir superarse y producir cafés de máxima puntuación y expresión lo llevó a investigar no solo procesos sino también varietales poco comunes. Tras explorar los árboles plantados en Monteblanco, descubrió varias variedades que su abuelo había plantado en la década de 1980. Una de estas variedades es el Caturra morado, un tipo de Caturra cuyas cerezas maduran hasta un color púrpura intenso.

Proceso

Para este café lavado con cítricos se eligió la variedad Caturra morada ya que posee un material de gran dulzor que permite que los microorganismos tengan un área óptima para trabajar. Estos microorganismos se extraen, se fermentan y se alimentan con una base energizante como el azúcar, consiguiendo una excelente carga de microorganismos. El resultado se coloca en tanques, se mezcla con frutas cítricas y se fermenta durante aproximadamente 180h hasta que los grados Brix no bajen de 6 y el PH no baje de 4 ya que han observado que es en este punto donde el café alcanza el pico de desarrollo de su sabor.